martes, 3 de mayo de 2011

Con una pata en cada lado, como siempre.

El intendente Pulti volvió a sus andadas. Como en años anteriores siempre juega a dos puntas en el tablero político nacional y provincial. Ahora mandó a uno de sus laderos y “socio”, el Presidente del Emtur, Pablo Fernández Abdala, a la selecta mesa de escasas 20 personas que el “colorado” De Narváez reunió la semana pasada en un hotel marplatense para el armado de esa fuerza, que en Mar del Plata comanda la esposa de Juan Garivoto, Cristina Di Rado.

“El gobernador está que vuela” confiaron fuentes platenses a 0223.com.ar. Es que Scioli se enteró por un diario de una ciudad vecina de la ya denominada “traición” de su delfín. Sabe del nivel de confianza entre Pulti y Abdala, y que este último no hace nada sin expresa orden del intendente, menos una adhesión política.

A escasos días del hecho político mas jugado de Scioli en vistas a las próximas elecciones como fue la aprobación de las colectoras -un andamiaje diseñado expresamente para sumar a Pulti por derecha- ha descubierto al fin como es de falso, desleal y maquiavélico nuestro Intendente.

Ahora podrán decir que los 5,5 millones de pesos que le entregó este Lunes para un inentendible Centro de Monitoreo de Tránsito no hubiera sido posible con un Gobernador enojado, pero el trámite se inició hace seis meses, mucho tiempo antes de aquel 15 de Abril donde el Jefe de Gabinete, Alberto Pérez, explicaba en todos los medios el uso de las colectoras y ponía como ejemplo constante a Gustavo Pulti, cuando hablaba de vecinalistas.

Scioli tardó tres años en darse cuenta de lo mal pagador y veleta que es Pulti, pero nunca es tarde. Ahora viene lo mejor. 


AUTOR / FUENTE: Carlos Vazquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada