viernes, 10 de septiembre de 2010

la feliz macondo



María José Sanchez relata en su blog la problemática que sacude cotidianamente al Partido de General Pueyrredon y que, por falta de voluntad política no tiene el tratamiento institucional adecuado que su gravedad y reiteración humillante requiere. Leemos en Las Noticias de Macondo:

Siempre, al estar día tras día trabajando problemáticas que imponen cada una de ellas su importancia a través de su diversidad, surgen otros temas que se presentan e irrumpen con la fuerza de lo urgente, de lo que no puede esperar más. Esos son, justamente, los ejes que deben sustraernos y colocarnos en el lugar que debemos estar, predispuestos a ofrecer una labor rápida y clara que apunte a su solución.


Hoy, no sólo estamos hablando de las temáticas tradicionales que afectan a los vecinos de General Pueyrredon, aquellas que merecen una acción permanente, no estamos refiriéndonos a baches que dificultan la vida cotidiana, a la ausencia de iluminación que corroe la seguridad en los barrios, no. Hoy estamos hablando de la Trata de Personas, del abuso, de la humillación, la vejación y la tortura.

Podemos suponer que desde el ejecutivo comunal tienen alguna especie de orden de prioridades, que, claro, no es el nuestro. Pero indigna saber que en ese presumible escalafón no se encuentra éste tema. Aquí estamos hablando del negocio con seres humanos, acá estamos refiriéndonos a que está en juego la vida.


Por estas horas, el ejecutivo, a cargo del Intendente Pulti, presentó un proyecto de habilitación por excepción de un local céntrico con el uso de “Café-Bar Nocturno”, el cual ya había sido allanado hace meses en el marco de una causa judicial de trata de personas que se tramita en la Justicia Federal. Luego, ante el repudio generalizado de quienes se esfuerzan todos los días para terminar con este flagelo, lo retiró por ‘cuestiones administrativas’.


Que contradicciones tan nocivas nos plantean a veces los que, desde el municipio, dirigen los destinos de Mar del Plata y Batan. ¿En cuántos medios necesita salir el Intendente diciendo que se ocupa de este tema, para que le creamos?

En ninguno. No hace falta. Lo único que resulta imprescindible es que accione las políticas adecuadas para batallar contra este mercado de explotación sexual, donde intentar habilitar un comercio allanado, existiendo una ordenanza que establece la baja de la habilitación en aquellos casos donde se “verifique, constate o sospeche esta problemática”, resulta, cuando menos, un salto hacia atrás en la lucha contra la esclavitud sexual y una demostración cabal de las falencias de éste gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada